Las prácticas empresariales en la gestión de equipos de trabajo han cambiado de manera considerable en las últimas décadas. Tiempo atrás era frecuente ver cómo las empresas se encontraban ante la marcha de su principal talento o de aquellas personas con más opciones para mejorar. Era habitual un sistema rotatorio en cuanto a contratación, con empleados que no permanecían mucho tiempo en las empresas. También era frecuente que a la hora de cubrir puestos de importancia se buscaran fichajes externos en lugar de ascender a personas de valor que hubieran demostrado su valía en el entorno de la compañía. Todo ello cambia gracias a los beneficios modernos que ha aportado la empleabilidad en los últimos tiempos.

empleabilidad

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

Cubrir una plaza de líder de equipo

Era práctica habitual que cubrir una plaza de importancia como la de líder de equipo fuera altamente improbable mediante los miembros de la propia empresa. Los jefes se solían encontrar ante una falta de criterios adecuados para dar con un perfil correcto en su equipo, alguien a quien promocionar para adoptar nuevas responsabilidades. Y esto, solía llevarles a recurrir a una contratación externa. El fomento de la empleabilidad, es la herramienta que se ocupa de que esto no vuelva a ocurrir.
Trabajando en desarrollar la empleabilidad del equipo las empresas se pueden asegurar que algunos de sus trabajadores de mayor potencial puedan disfrutar de una preparación que les dará el conocimiento necesario para que, en un momento dado, puedan ascender a puestos de mayor relevancia. Esta empleabilidad se debe introducir no como recurso que garantice obligatoriamente que el empleado recibirá un ascenso, sino de forma que esté preparado y tenga mayores habilidades por si llegara a ocurrir esta situación. De esta manera las empresas pueden saber que, llegado el momento, tendrán varias personas a su disposición que recibirán una inyección de responsabilidad (y su respectiva dosis de motivación). Esto ayudará a potenciar el buen rendimiento y satisfacción de los empleados y al mismo tiempo evitará rotaciones, así como contrataciones externas que puedan llevar a crear una sensación de inestabilidad en la oficina. Al mismo tiempo, aumentará la motivación entre los demás empleados, que verán que ellos también podrían llegar a alcanzar estas metas más altas.
 

Darle aire fresco a los empleados

Una de las causas principales de que muchos trabajadores abandonen sus puestos de trabajo sin previo aviso se encuentra en su inquietud por cambiar de estilo de empleo. Buscan nuevas experiencias, llegar a tener unas responsabilidades distintas y afrontar el trabajo de una manera diferente a la que han estado afrontando en los últimos tiempos. Pero la empleabilidad garantiza que esto no tenga porqué derivar en un abandono de los empleados. Para ello es preciso trabajar en desarrollar aquellas habilidades y conocimientos que necesitarán los empleados a la hora de poder cambiar de división o adoptar un rol diferente en la empresa. Es imprescindible cuidar siempre de los empleados y asegurarse de que estos se encuentran satisfechos y con las necesidades cubiertas.
empleabilidad

Mejor rendimiento en la empresa

Unos empleados a los que se ha apoyado para que fomenten su empleabilidad y siempre tengan una mejor capacidad profesional aportan un valor elevado al buen rendimiento en el entorno profesional. Tener la confianza de poder apoyarse en compañeros muy bien preparados, en un equipo que alcance los máximos niveles de rendimiento y poder comunicarse con eficiencia, son factores que aumentan la productividad y que aseguran el mejor futuro para las empresas. No siempre es posible alcanzar estos resultados sin fomentar la empleabilidad, por lo que los líderes de equipo harán bien en estar al tanto de cuáles son las carencias de su equipo.
Desde hace mucho tiempo las empresas han dejado de ser entidades anquilosadas en una misma identidad. Se han transformado en entes dinámicos que están en constante evolución y que necesitan que sus empleados también tengan un perfil capaz de evolucionar de manera paralela. Es la forma de sobrevivir en una situación empresarial en la cual todas las compañías saben que tienen que amoldarse a las tendencias y para ello la empleabilidad se convierte en un elemento clave. Hay que fomentarla a diario, pensando en cuáles son los requisitos corporativos, pero también en qué puede resultar más beneficioso para los empleados a corto y largo plazo. Así, se llegará a tener el negocio mejor estructurado, más competitivo y de mejores resultados.
 
Post relacionados:

 
New Call-to-action

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Menú