Brainwriting – 4 ejemplos efectivos de uso del brainwriting

Herramientas de productividad

 

  1. Herramientas de productividad
  2. Brainwriting – 4 ejemplos efectivos de uso del brainwriting

El Premio Nobel de Química y de la Paz Linus Pauling decía: “La única forma de tener buenas ideas es tener muchas ideas”. Para optimizar en la empresa la innovación, la técnica del brainwriting (también denominado Método 6-3-5) se configura como una útil herramienta que favorece la creatividad ante la resolución de problemas.

Brainwriting - 4 ejemplos efectivos de uso del brainwriting

¿Qué es el brainwriting?

Dirigida a la innovación, la técnica del brainwriting fue desarrollada en 1968 por Bernd Rohrbrach como alternativa a la metodología del brainstorming o tormenta de ideas de Alex F. Osborn.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?
El objetivo de ambos instrumentos es el mismo: impulsar la creatividad de los equipos de trabajo, llegando a soluciones innovadoras a través de dinámicas de grupo. Sin embargo, el brainwriting presenta, como particularidad, que los empleados escriben sus ideas antes de ponerlas en común con el resto de compañeros, posibilitando una participación más uniforme.

¿Cómo funciona esta técnica?

El proceso para mejorar la innovación con la técnica del brainwriting es bastante sencillo.

  • El primer paso consiste en plantear a los empleados el asunto o problema que se quiere abordar mediante la dinámica de grupo. Si es preciso, se resuelve cualquier duda que los empleados puedan tener sobre este punto.
  • Una vez aclarado cuál va a ser el tema del encuentro, llega el momento de aportar propuestas mediante un enfoque disruptivo. Para ello, existen diferentes formatos o variantes, aunque lo más habitual es que se dejen unos 5 o 10 minutos para que cada profesional escriba 3 o 4 ideas en un papel y las dejen en un lugar común(normalmente en un panel).
  • Posteriormente, cada empleado coge uno de estos papeles y añade alguna iniciativa más a la lista. Se repite esta operación durante un periodo de tiempo (unos 20 minutos) o hasta que todos los miembros del equipo hayan aportado alguna nueva alternativa en cada hoja ajena.
  • Terminado el proceso creativo, el coordinador lee las diferentes propuestas, solicitando una explicación a su autor si fuera necesario.
  • Por último, se da comienzo a un debate sobre qué proyectos son los mejores.

¿Cuáles son las ventajas del brainwriting?

En innovación, la técnica del brainwriting ofrece una serie de ventajas que la convierten en una herramienta muy efectiva:

  • Permite obtener numerosas alternativas viables e innovadoras a un problema concreto.
  • Está indicada tanto para equipos de profesionales que se conocen, como para grupos que no han tenido un contacto previo.
  • Al concluir con un debate constructivo sobre las ideas de innovación, la técnica posibilita que las propuestas se perfilen y perfeccionen durante esta fase de análisis.

¿Para qué se puede usar esta herramienta?

Ahora bien, si bien la metodología del brainwriting es muy similar a la del brainstorming, la primera técnica ofrece mayores posibilidades de fomentar la innovación. ¿Cómo podemos aprovechar su potencial? Estos son cuatro usos de la herramienta para ser puestos en práctica por los líderes de equipo:

  1. Eliminar las inseguridades iniciales. En el brainstorming, las ideas se exponen de forma hablada. Por ello, es frecuente que los participantes, en los primeros minutos de la dinámica, se muestren reservados o hagan comentarios inadecuados Esto no ocurre en el brainwriting, ya que se garantiza una mejor introspección durante el comienzo de la actividad.
  2. Favorecer la participación. También es habitual en el brainstorming que solo algunos de los participantes expongan sus propuestas, mientras los empleados más inseguros o más lentos permanecen callados. La técnica del brainwriting, sin embargo, permite que todos los participantes tengan la misma oportunidad de presentar sus ideas. Esto, sin duda, enriquece la solución con todos los puntos de vista posibles.
  3. Garantizar la homogeneidad de las ideas. En la tormenta de ideas, las primeras propuestas suelen tener más peso y servir como punto de referencia para el resto. Así, la sesión en este caso suele desarrollarse a partir de esos primeros enfoques. Mientras, en el brainwriting, al leerse las aportaciones al final, todas las alternativas presentan la misma validez. De este modo, la variedad de propuestas será mucho mayor.
  4. Evitar las interrupciones. Lógicamente, cuando un trabajador expone una de sus ideas en el brainstorming, el resto deja de pensar para escuchar al compañero, lo que complica el proceso de pensamiento creativo. La técnica del brainwriting, por el contrario, favorece la concentración durante la etapa de presentación de iniciativas y elimina los vacíos de pensamiento. Nada quedará en el tintero por distracciones durante las sesiones.

Si quieres incorporar nuevos recursos para fomentar la innovación y creatividad de tu equipo, en el programa Bold, audacia en el liderazgo, impartido por el Grupo P&A en colaboración con la consultora internacional Zenger&Folkman, aprenderás todo lo necesario para ir un paso adelante con nuevas ideas y desarrollar un enfoque más audaz. ¡Inscríbete!

New Call-to-action

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Menú