Comunicación no verbal vs. comunicación verbal. Descubre 6 diferencias

Liderazgo

 

  1. Liderazgo
  2. Comunicación no verbal vs. comunicación verbal. Descubre 6 diferencias

» Hablamos con nuestros órganos bucales, pero conversamos con todo nuestro cuerpo».                         (Adam Kendon)

 

Es imposible no comunicar. Este uno de los axiomas recogidos por Paul Watzlawick en Teoría de la comunicación humana. Todos trasmitimos información, no solo a través de las palabras. Los gestos, las posturas, las distancias e, incluso, tu entorno están diciendo mucho de ti. Por eso, es importante que conozcas qué son la comunicación no verbal y la verbal y qué diferencias existen entre ellas para que consigas mandar un mensaje claro y coherente a tu equipo.

Comunicación no verbal vs. comunicación verbal. Descubre 6 diferencias

No debes olvidar que las capacidades comunicativas del directivo son una de las habilidades esenciales en el liderazgo. De hecho, según el informe Critical Leadership Skills, elaborado por The Ken Blanchard Companies, el 43% de los profesionales eligen la comunicación como el principal factor de un liderazgo efectivo.  Por su parte, los expertos Jack Zenger y Joseph Folkman, tras analizar datos de cerca de 98.000 líderes y empleados, correlacionan también la efectividad de los líderes en épocas de crisis con su habilidad para comunicarse, según recogen en The Number One Skill Leaders Need In A Crisis.

Concepto de comunicación no verbal y verbal

Aunque la comunicación esté en constante evolución, en términos generales, la comunicación se produce “cuando un organismo (la fuente) codifica una información en señales y que pasa a otro organismo (el receptor) que decodifica las señales y es capaz de responder adecuadamente”, según recoge Melvin L. DeFleur en Theories of Mass Communication.

Se trata, según añade Gloria Hervás en Cómo dominar la comunicación verbal y no verbal, «del proceso a través del cual una persona o personas transmiten a otra u otras, y por cualquier procedimiento, mensajes de contenido diverso, utilizando intencionadamente signos dotados de sentido para ambas partes, y por el que se establece una relación que produce unos efectos”.

Es en este «por cualquier procedimiento» donde entra en juego la diferenciación entre comunicación verbal y no verbal. En este sentido, la primera es aquella que utiliza herramientas verbales para enviar el mensaje, mientras que la comunicación no verbal engloba todas las demás formas de transmisión de información por un individuo.

Diferencias entre comunicación verbal y comunicación no verbal

En ambos casos, el objetivo es el mismo: el procesado de un mensaje para que a quien está dirigido lo pueda recibir y lo entienda a través de una de las vías posibles de diálogo.

No obstante, existen notables diferencias entre comunicación no verbal y verbal. 

Canales

La primera y más obvia es el soporte que cada tipología utiliza. Así, en la comunicación verbal, empleas la palabra para transmitir la información, ya sea de forma oral (signos sonoros o auditivos, como gritos, exclamaciones, silbidos, sonidos vocales…) o escrita (letras, signos lingüísticos y dibujos).

Por su parte, en la comunicación no verbal el envío del mensaje se lleva a cabo mediante elementos visuales. En este caso, puedes valerte de diferentes componentes, desde paralingüísticos (tono de la voz, ritmo, volumen, timbre, silencios…) o kinésicos (expresión facial y corporal), hasta proxémicos (la distancia interpersonal) o el propio entorno (los objetos que te rodean y que dicen mucho de ti). 

Alcance

La comunicación no verbal es mucho más antigua que la verbal. Es el medio que el ser humano ha utilizado durante milenios para comunicarse cuando aún no existía el lenguaje oral. Por este motivo, el lenguaje no verbal es universal, es decir, puedes entenderte con cualquier persona del planeta a través de esta modalidad de comunicación.

En cambio, la comunicación verbal es más limitada en cuanto a su alcance, pues se basa en un código prestablecido: el idioma. Como consecuencia,  para que exista intercambio de información, es necesario que los interlocutores compartan la misma lengua.

Comprensión

Eso sí, en el caso de que compartas el mismo código con el receptor, el lenguaje oral es más fácil de descifrar, generando menos oportunidades de confusión al trasladar el mensaje.

En la comunicación no verbal, el entendimiento es más complicado y requiere de una alta dosis de interpretación por parte de la otra persona, por lo que puede generar incompresión.

Impacto

Pese a esta dificultad, lo cierto es que el lenguaje no verbal representa gran parte de la información que se comunica. De hecho, solo el 7% del mensaje que percibe tu interlocutor proviene de la palabra hablada o escrita, mientras que el 38% es enviado a través de la comunicación paralingüística y el 55% restante, mediante la kinésica, según los experimientos realizados por el psicólogo Albert Mehrabian.

Es decir, a pesar de lo que puedas pensar inicialmente, cuando estás hablando con una persona, le estás diciendo más a través de tu comunicación no verbal, que a través de tus palabras.

Control

Esto se debe al carácter incontrolable de la comunicación no verbal. Este tipo de lenguaje emana de la parte límbica del cerebro, la emocional, y, por tanto, es irrefrenable. Incluso cuando quieras evitar conscientemente una reacción, la parte racional de la mente tarda un poco en ocultarla, así que durante al menos un cuarto de segundo fluirá la emoción original.

El lenguaje verbal, por el contrario, surge en esa parte racional del cerebro, lo que significa que tienes la capacidad de decir con palabras lo que realmente quieres decir, sea o no cierto al 100%.

Fiabilidad

Esta incontrolabilidad de la comunicación no verbal es precisamente lo que le confiere mayor fiabilidad. Si sabes desenmarañar las señales del lenguaje no oral, obtendrás una información mucho más completa y veraz sobre lo que te está diciendo la otra persona.

Sin embargo, si solo atiendes a los que se dice verbalmente, es muy posible que no llegues a ese resultado, pues te basarás solo en una parte del mensaje, la más manipulable. Por ejemplo, puede que te pregunten cómo estás y de tu boca emane un «Muy bien», pero si el receptor se fija en otros aspectos, verá que tu cara y tu cuerpo manifiesten tristeza.

En cualquier caso, pese a las diferencias, la comunicación no verbal y la verbal no son excluyentes, sino complementarias, sirviéndose una a otra para reforzar y ampliar el mensaje y hacerlo más comprensible al resto de personas. Una meta que todo líder debe dominar. Para ello, en el Grupo P&A ponemos a disposición de los directivos el programa Elevating Feedback, dirigido a que los superiores sepan cómo dar retroalimentación a los colaboradores de la forma adecuada.

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Menú