La razón por la que Ted Lasso podría no ser un gran Líder

Liderazgo

 

  1. Liderazgo
  2. La razón por la que Ted Lasso podría no ser un gran Líder

Quizá se está preguntando: ¿Quién es Ted Lasso? Ted Lasso es un personaje interpretado por Jason Sudeikis en una serie de comedias de Apple T.V. La serie ganó recientemente siete premios Emmy. Ted es un entrenador de fútbol americano, que pasó a dirigir un equipo de fútbol inglés. ¿Por qué se contrató a un entrenador de fútbol amateur para entrenar a un equipo de fútbol británico (llamado por los americanos soccer)? Ted tiene un estilo de gestión alto en empatía y la construcción de relaciones. Tiene un compromiso total en anteponer las necesidades de los miembros del equipo. Trabaja con los jugadores, ayudándoles a gestionar sus estados emocionales y conflictos, creando un ambiente positivo. Ted se ha ganado a todos los jugadores, incluso al dueño del equipo, pero no ganan los partidos.

Tener empatía y construir relaciones es un rasgo de liderazgo muy importante. Según nuestros datos, obtenidos de más de 100.000 líderes, Ted Lasso estaría en el percentil 90º de esta competencia; en otras palabras, tiene una fortaleza profunda, que nos permite inferir que su efectividad general como líder está situada en el percentil 64º, lo que significa que Ted Lasso es un buen líder, pero no excelente.

Por otro lado, los resultados no avalan su efectividad, ya que su competitividad no es alta. Parece ser que está más preocupado por los miembros del equipo, que por ganar. Nuestra investigación es clara en el sentido de que los líderes pueden desempeñar bien ambas habilidades.

Combinación de ambas habilidades.

Recientemente, creé un instrumento de autoevaluación para medir las preferencias de las personas competitivas. Correlacionamos dicha autoevaluación con los resultados de nuestra base de datos, obtenidos de evaluaciones FB360º con líderes, para identificar los elementos de un índice competitivo. Dichos elementos son los siguientes cinco comportamientos:

  1. Voluntad de desafiar los enfoques estándares.
  2. Alentar a otros a considerar nuevos enfoques e ideas.
  3. Voluntad de convertirse en un campeón de nuevos proyectos o programas.
  4. Energía y emoción al asumir metas desafiantes.
  5. Aportar al grupo un alto nivel de energía y entusiasmo.

Analicé los datos de más de 100.000 lideres para descubrir el impacto de construir relaciones/empatía versus competitividad. Como se observa en el siguiente gráfico, los líderes que tenían bajas calificaciones en ambas habilidades (una puntuación por debajo al percentil 75º), fueron evaluados en su efectividad general como líderes en el percentil 35º. Ser eficaz en relaciones (por encima del percentil 75º) sitúa la efectividad de los líderes en el percentil 69º. Siendo alta la competitividad, la efectividad está en el percentil 74º. Ahora bien, cuando la calificación es alta en las dos, la puntuación general de la efectividad está en el percentil 91º.

Ésta es una combinación poderosa, porque la interacción entre las dos habilidades origina un salto significativo. Por esta razón, y en base a nuestra investigación, yo estimaría que la eficacia global de Ted está en el percentil 69º. Porque como advirtió sabiamente el entrenador Beard a Ted:  «Éstos son profesionales, y ganar es importante para ellos».

Conclusión: En cualquier situación profesional, ganar es importante. Necesitamos sentir la emoción que proviene de conseguir grandes cosas, de superar los límites, salir de la zona de confort y alcanzar metas desafiantes. La empatía es importante, pero los logros también.

Impacto en los miembros del equipo.

Para evaluar el impacto de estas dos habilidades en los miembros del equipo, analicé un conjunto de datos obtenidos de los colaboradores directos de los líderes. Se les pidió a los colaboradores que indicaran hasta qué punto «estaban dispuestos a hacer un esfuerzo adicional».  Qué disposición tienen los empleados cuando se enfrentan a su trabajo, a sus tareas y a sus responsabilidades: ¿van a cumplir dignamente con su trabajo para mantenerlo, o están dispuestos a contribuir con su energía, inteligencia y esfuerzo para conseguir sus metas? Tener 10 empleados dispuestos a dar un 10% más de esfuerzo genera el trabajo de un empleado más.

El siguiente gráfico muestra el porcentaje de colaboradores dispuestos a hacer un esfuerzo adicional. Nótese que en las relaciones bajas con baja competitividad  solo el 26% de los empleados están dispuestos a dar un esfuerzo adicional. En cambio, relaciones altas con alta competitividad generan un 62% de empleados dispuestos a hacer más y un esfuerzo extra.

En conclusión, en la situación más baja solo la excepción está dispuesto a hacer un esfuerzo extra, en cambio, en la más alta está la mayoría del equipo.

Creo que Ted Lasso ha enseñado al mundo algunas lecciones valiosas de liderazgo. Ser un líder empático y que construye relaciones positivas crea una atmósfera maravillosa de equipo. Se confía en los demás y las personas se sienten aceptadas, formando parte de un grupo. En palabras de Trent Crim (The Independent): «Si la forma de Lasso es equivocada, cuesta imaginar cuál será la correcta».

Sin embargo, agregar más competitividad hace posible que el equipo tenga más éxito. Estos dos comportamientos forman una combinación poderosa. Pueden trabajar juntos. Transmiten que el líder les empuja para conseguir grandes cosas como equipo. El líder impulsa al equipo más allá de las relaciones y se preocupa por el éxito del equipo. Ted nos ha hecho reflexionar: «como dijo una persona, cuanto más entreno y trabajo, más suerte tengo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Menú