«Todo se puede quitar a un ser humano, excepto una sola cosa: la última de las libertades humanas: Cuál será su actitud ante las circunstancias».                                                                                                                                Viktor Frankl

En el artículo de la semana anterior (Resiliencia, Parte 1ª), les proponíamos la realización de un cuestionario para evaluar su Resiliencia. Si no lo hizo, le sugerimos que lo haga ahora. Pinche en el siguiente enlace

Las personas que son más resilientes tienen menos probabilidades de darse por vencidas, cuando experimentan un fracaso, que las poco resilientes. Están dispuestas a tomar riesgos para tener éxito, ya que son muy persistentes y optimistas sobre sus posibilidades de conseguirlo. Por lo general, trabajan con más energía y pasión y están interesados en buscar enfoques innovadores. También es más probable que se ofrezcan como voluntarios y asuman tareas difíciles. Tienen niveles altos de compromiso personal, junto con una mayor confianza en sí mismos. Como decíamos en el artículo anterior, las personas y las organizaciones necesitan desarrollar la resiliencia. En él, decíamos que en la situación actual de pandemia COVID-19 se ha producido una disminución significativa de la resiliencia, producida por la combinación de incertidumbre, falta de control, estrés y ansiedad.

Reconstruir la resiliencia.

En principio, la resiliencia va más allá de la capacidad de recuperación, la resiliencia nos transforma, nos hace mejores personas, nos permite desarrollar habilidades ante la adversidad, se aprende nuevos comportamientos y, en consecuencia, provoca un crecimiento personal.

Por otro lado, la resiliencia no es una capacidad o habilidad absoluta, que se adquiere una vez y es para siempre. Es el resultado de la interacción constante entre la persona y su entorno, que se puede desarrollar mediante estrategias adecuadas. Hay un paso previo al desarrollo de los comportamientos adecuados. Es muy importante que nos conozcamos a nosotros mismos (Autoconsciencia) y sepamos qué nos afecta de forma negativa para poder trabajar con ello. Debemos crear una imagen de nosotros mismos de capacidad y fortaleza, que nos permita vernos con los recursos necesarios para gestionar las situaciones adversas (consultar los resultados de la Autoevaluación).

Los investigadores Zenger Folkman han identificado los cinco comportamientos críticos para renovar y desarrollar la resiliencia.

1º Voluntad de cambio.

La pandemia ha requerido, de todos nosotros, cambios sustanciales en nuestra vida personal y profesional. En el entorno actual y en el futuro, las personas no tenemos opción, la disposición al cambio se ha convertido en una habilidad crítica:

  1. En primer lugar, la disposición al cambio es una mentalidad de estar abierta al mundo que nos rodea, comprobar que es diferente de cualquier otro momento de nuestra vida y aceptar que no regresaremos al lugar donde estábamos antes. Es necesario tener una nueva visión del mundo.
  2.  En segundo lugar, reflexionar sobre las amenazas, sus temores, y no tener miedo al fracaso.
  3. A continuación, identifique lo que se necesita para adaptarse a esta nueva realidad y cuáles son las oportunidades que le permitirán mejorar sus capacidades.
  4. El siguiente paso consiste en iniciar el cambio, definiendo los objetivos, tomando riesgos calculados, revisando periódicamente los resultados conseguidos e intercambiando ideas con otras personas.
  5. Por último, ponga el foco en los beneficios que obtendrá Vd. y los que le rodean, que les ayudará a tener la energía suficiente para progresar. Prepárese para hacer un cambio importante en casi todos los aspectos de su vida.

Superación del miedo.

Los miedos que debemos superar pueden ser abordados desde una metodología clásica. 1º Comience e los cambios de una manera sencilla, con los aspectos menos complicados, para enfrentarse a esa realidad. 2º Vaya incrementando gradualmente la dificultad de los cambios en su vida. 3º Busque el apoyo y el aliento de otras personas. Como decía Mark Twain: «El valor no es la ausencia de miedo, sino actuar a pesar de él».

2º Servir/Ayudar a los demás. 

Posiblemente, desde el inicio de la pandemia, la mayoría de nosotros hayamos pasado por una sucesión de estados emocionales que, aunque normales desde el punto de vista evolutivo, no siempre hemos gestionado adecuadamente. Es necesario que aceptemos e integremos dichas experiencias y las responsabilidades que conllevan. Es complicado superar este reto sin haber fortalecido nuestra capacidad de resiliencia, paciencia y altruismo.

En este apartado, trataremos la forma de renovar la resiliencia, fortaleciendo la conducta de Servir/Ayudar a los demás. Es fácil para la mayoría de nosotros, quedar atrapados por nuestros problemas y frustraciones, enfocando nuestra atención en nosotros mismos y lo que nos va a pasar; pero las preocupaciones solamente se disipan cuando se ayuda a los demás, brindando un servicio. Ayudar a los demás cambia nuestra forma de pensar y dejamos de concentrarnos en nosotros mismos. Nos hace sentir más capaces y esenciales, más valorados y relevantes.

  1. Buscar oportunidades de ayudar a otros, creando contactos que sean útiles a otras personas y les ayude a comprender el nuevo entorno.
  2. Ayudar a otras personas para que desarrollen nuevas capacidades y habilidades. En el mundo laboral, sería proponer nuevos proyectos o tareas que desarrollen capacidades.
  3. Reconocer el logro y los esfuerzos de los demás, ofreciendo aliento y apoyo.
  4. Mostrar interés por aspectos de la vida de los demás, tales como aficiones, intereses…
  5. Proporcionar un feedback honesto que ayude a otras personas.

Kira M. Newman escribió que, a veces, es conveniente comenzar por ayudarse a uno mismo y propone las siguientes acciones: 1º Pasar tiempo con las personas que, a su vez, nos ayudan. 2º Realizar las siguientes actividades: pasear, escuchar música, ver películas favoritas (1), leer libros inspiradores y/o reparar algo en casa.

Impacto de Servir/Ayudar a los demás.

Personal. Weinstein J.K. & Ryan R.H. realizaron una investigación y mostraron que ayudar y servir a los demás tiene un impacto significativo: refuerza la conexión con otras personas; incrementa el bienestar y reduce la depresión; e influye en la esperanza de vida, el dolor crónico, incluso reduce la tensión arterial. En resumen, nos hace más felices.

Profesional.

Zenger-Folkman investigaron la relación entre Servir/Ayudar a los demás con la efectividad general de los líderes. En el siguiente gráfico, podemos observar dicha relación. Se han tenido en cuenta dos variables de efectividad: Retención de empleados y Esfuerzo discrecional.

En el gráfico de la izquierda, se observa que las personas que piensan en abandonar la organización van desde el 49% (10% inferior en ayudar a los demás) hasta el 13% (10% superior en ayudar a los demás). Representa que Servir/Ayudar a los demás influye en una disminución significativa del número de personas que piensan abandonar la empresa.

En el gráfico de la derecha, se estableció la relación con la disposición para hacer un esfuerzo adicional. Los datos van en dirección opuesta al anterior. Los peores en ayudar a los demás (10% inferior) tienen alrededor del 14% de sus colaboradores dispuestos a hacer un trabajo extra; mientras que los del 10% superior en ayudar a los demás tienen un 69%.

Conclusión.

Ayudar/Servir a los demás es un comportamiento profundo que facilita el crecimiento personal y profesional. En este apartado es imprescindible mencionar el ejemplo del gran psiquiatra austríaco Viktor Frankl, superviviente de los campos de exterminio nazi, quien ayudó a prevenir los intentos de suicidio de otros compañeros de cautiverio.

3º Comunicación inspiradora.

Todos sabemos que hablar con otras personas ayuda. Expresar preocupaciones y frustraciones a los demás es un primer paso para mejorar las cosas.

  1. Encontrar la oportunidad de compartir mensajes inspiradores no sólo ayudará a los otras personas, sino que también nos ayudará a ser más inspiradores.
  2. Identificar personas de su entorno, de su comunidad y/o de su equipo de trabajo, que necesiten hablar. Piense: «¿quién necesita una oportunidad para hablar?»
  3. ¿Quién en su red de contactos necesita hablar?
  4. Hablar a los demás de forma abierta y amistosa ayudará a los demás y conseguirá sentirse mejor y desarrollar nuevas perspectivas.
  5. Es conveniente comunicarse de forma que levante el ánimo y le permita superar las dificultades.
  6. Animarse a crear una rutina periódica, un mecanismo mediante el cual pueda llamar a otras personas, enviarles un correo o cualquier otro sistema que le permita mantener el contacto.

Un ejemplo en el mundo laboral: a) definir un plan de de actuación. b) Comunicárselo a los personas implicadas. c) Implantarlo y hacer un seguimiento periódico. d) Reforzar su importancia y reconocer el cumplimiento del plan. La comunicación debe ser regular y frecuente.

En el artículo anterior, decíamos que la resiliencia es contagiosa. N. Chistakis y J. Fowler realizaron una investigación en la ciudad de Framingham durante 20 años sobre salud cardíaca. La relacionaron con otras variables, entre ellas la felicidad. Descubrieron unos patrones muy interesantes: las personas infelices tienden a agruparse, y las felices también. La comunicación, entre otros, es un elemento que canaliza el contagio; por tanto. mantener conversaciones positivas, mediante un diálogo útil, puede ayudar a aumentar la capacidad de recuperación.

Al final de este artículo, le ofrecemos el Modelo F.U.E.L. creado por Zenger- Folkman, que le facilitará tener conversaciones más eficientes, más profundas, más productivas y con mayor impacto en las otras personas.(2)

4º Apertura a puntos de vista alternativos.

Otra área que ayuda a las personas a aumentar su resiliencia es la Apertura a visiones alternativas.

En los momentos actuales, hay una variedad de perspectivas diferentes y algunas opiniones sólidas. Estar abierto para escuchar otras perspectivas permite a una persona evaluar las alternativas de forma informada. Ha sido interesante observar que, a medida que los personas estaban informadas sobre la pandemia, éstas modificaron sus comportamientos de forma consistente. La estrategia y la lógica son importantes para dar a las personas una razón, un propósito para sobrellevar la crisis.

  1.  El mundo ha cambiado y es necesario hacer un esfuerzo para escuchar opiniones que difieren de las nuestras.
  2. Cultivar un clima de confianza, respeto, aprecio y apertura hacia las diferencias en pensamientos, estilos y argumentos.
  3. Solicitar activamente otros enfoques,  buscando la comprensión y la apertura de perspectivas alternativas.
  4. Identificar nuevos enfoques que le ayuden progresar y ser más eficaz.
  5. Una vez que comprenda los puntos de vista alternativos, incorpórelos a una nueva dirección y propósito, que sea más consistente.

Reflexión: ¿ De dónde obtiene su información? ¿ A quién escucha con más frecuencia? ¿Está dispuesto a escuchar, sin juzgar?

Escritura expresiva

Una forma de abrirse, cuando uno se encuentra atascado, es lo que se conoce con el nombre de Escritura expresiva. Se trata de comprender los sentimientos, emociones, preocupaciones y problemas, y de dónde provienen. Los investigadores Kielcot-Glaser J.K., Glaser R. y Pennenbaker J.W. pidieron a un grupo de personas que escribieran sobre sus creencias, emociones, preocupaciones… durante varios días. Al cabo de 6 y 12 semanas fueron evaluados y se comprobó que se encontraban más felices que otros que solamente habían escrito sobre temas superficiales. Plasmar por escrito sus creencias y probar sus suposiciones, les permitió formar nuevas perspectivas y sentir más control.

Por último, Zenger Folkman analizaron los datos de 90.000 lideres y comprobaron que los líderes con perspectivas diversas tenían colaboradores que recomendaban su empresa como buen sitio para trabajar. Lo cual es una variable significativa del incremento de la participación y del compromiso.

 5º Ser confiable.

Cuando los demás no confían en una persona, es difícil para ella confiar en sí misma. Cuando los demás creen en alguien y confían en que esa persona se preocupa por sus intereses, la capacidad de recuperación aumenta. Generar la confianza de los demás, nos hará sentir más poderosos, más importantes y capacitados y, por tanto, más resilientes, La confianza tiene tres ejes: 1º Las  relaciones positivas. 2º La consistencia; y 3º El buen juicio y la experiencia.

  1. Piense en las personas que le rodean, tanto laboral como profesionalmente, y si existe alguna razón para que alguien no confíe en Vd.
  2. Reflexione sobre lo que podía hacer para mejorar su relación con esa(s) persona(s).
  3. Por otro lado, analice si ha hecho promesas o compromisos que, al final, no ha podido cumplir. La falta de credibilidad erosiona la confianza.
  4. Comunicar lo que se va a hacer, hacer lo que se dice y establecer expectativas realistas. Es esencial cerrar la brecha entre palabras y hechos.
  5. Considere si usa un buen juicio y es efectivo cuando toma decisiones. Se confía en las personas que están bien informadas, tienen conocimientos y comparten las nuevas tecnologías.

Zenger Folkman mostraron que conseguir la confianza de los demás es uno de los factores clave para mejorar la resiliencia como se puede ver en el siguiente gráfico:

En este gráfico podemos observar que la relación entre confianza y resiliencia son progresivas. Los que tienen las puntuaciones más bajas en confianza, a su vez, tienen las calificaciones mas bajas en su percepción de su resiliencia. En cambio, los que tiene calificaciones más altas en confianza, las tienen también  en resiliencia.

¿Cómo mejorar la resiliencia?

Hay dos enfoques diferentes para reconstruir y mejorar la resiliencia: A) Conseguir situar ligeramente los cinco factores por encima de la media. En este caso, reflexione sobre los cinco comportamientos y seleccione aquél que considere que estaría por debajo de la media, (que estima flojo) y haga un Plan de mejora para los próximos meses, consultando lo descrito en este artículo. B) E n el caso de no tener ningún fallo en las cinco, seleccione aquella que considere una fortaleza y haga un Plan de desarrollo de la misma para los próximos meses, utilizando lo expuesto en este artículo ( le ayudará consultar los resultados de la Autoevaluación).

Estamos en condición de mejorar, recuperar o reconstruir la resiliencia que se conseguirá con el tiempo. Es un proceso continuo, pero comenzar la reconstrucción de la resiliencia tendrá un impacto positivo y garantizado para Vd, y su desarrollo personal y profesional

(1) Se recomienda la película Atrapado en el tiempo (El día de la marmota).

(2) MODELO F.U.E.L

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Menú